La voluntad de las personas mayores de Ategal decisiva en Europa

esta nova

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

(Víctor Sariego, 16/10/2018).- Practicamente la totalidad de trámites que se realizan hoy día con la Administración son vía online. Pero, los formularios y portales web para realizar gestiones con la Administración y otras entidades públicas, “suelen ser horribles, tediosos, muy dificultosos para toda la gente en general y aún peor para una persona mayor, dependiente o discapacitada”, asegura la vicepresidenta de las Aulas Senior de Galicia, Ategal, Paula Sande que recuerda que, de hecho, determinados departamentos ya no admiten formularios en papel, lo que será la tónica general en pocos años.

Sin embargo, en la práctica, gran parte de la población desconoce cómo realizar estas gestiones y acaba delegando en profesionales, amigos, familiares.

“Y no por falta de voluntad o formación, sino porque la propia Administración no provee a la ciudadanía de las herramientas adecuadas para ello”, añade esta experta que matiza que, en el caso de las personas mayores, ante este tipo de formularios y como casi todo el mundo, se encuentran con la dificultad en el propio origen: “el alumnado se presta a ello, ven claramente la necesidad de aprender, pero quedan por eliminar barreras, especialmente para personas con dificultades auditivas, visuales, motoras y con discapacidad”.

De hecho, asegura, “el porcentaje actual de los formularios online que cubren las propias personas mayores no llega al uno por ciento del total de ellas” frente al hecho de que, como deja bien claro, “en nuestras aulas superamos incluso el índice que el propio INE reconoce de que el 80 por ciento de la gente con más de 65 años utiliza el móvil, la tablet o el ordenador para conectarse a diario en Internet”.

Según Sande, “todas estas personas mayores han superado claramente los estereotipos negativos y discriminatorios que, en ciertos ámbitos áun les niegan su derecho a aprender y utilizar la tecnología”. Pero, como ocurre en multitud de ocasiones, “no se cuenta con las personas mayores para los productos, bienes y servicios que se destinan a las personas mayores”.

Solución aportada por las personas mayores

El Proyecto Simpático viene a aportar una doble solución. ¿Cómo?: contando con las personas mayores para tener en cuenta su opinión, indicaciones y participación y desarrollando un tipo de formularios que faciliten su relación y trámites con la Administración.

Así el colectivo senior de Ategal, la Federación Galega de Universitarios Senior (Fegaus) y la Confederación Galega de Personas con Discapacidad (Cogami) protagonizaron, el pasado 5 de octubre, la sesión inaugural de esta segunda fase del proyecto Simpático. Las pruebas se desarrollaron en la sede central en Santiago de Compostela de la Escola Galega de Administración Pública (EGAP) de la Xunta de Galicia. En ella participaron alumnos y socios y socias de las Aulas Senior de Galicia (Ategal), Fegaus y Cogami.

En concreto, una treintena de personas mayores, discapacitadas o con discapacidad, realizaron una prueba piloto de esta nueva fase del SIMPÁTICO y un posterior protocolo de formación con el objetivo de mejorar el acceso a la administración electrónica.

Días después, entre el 15 y el 17 de octubre, en las aulas de Ategal de Santiago y A Coruña participaron de nuevo cerca de 90 personas mayores en total, todas ellas alumnos y alumnas de la entidad.

Las pruebas se realizan en dos fases: con y sin herramientas específicas. Se hace así, explica la directora de Ategal Santiago y vicepresidenta de Ategal Galicia, Paula Sande, “para poder valorar y comparar la ejecución de cada persona y los resultados individuales y colectivos y, de esta forma, añadir al informe y conclusiones finales”. El objetivo final es, como aclara, “conocer qué herramientas se pueden añadir o transformar para simplificar los formularios on line de las instituciones, para mejorar la relación con la Administración, en definitiva, saber si las mejoras son lo suficientemente significativas y suponen mejoras de verdad para implementarlas a los formularios reales”.

“Las medidas que las personas mayores proponen en el proyecto tienen varias ventajas, entre ellas, utilidad y sencillez. Si los responsables de Simpático acaban aprobándolas”, comenta Sande, “las Administraciones podrán solicitar que se añadan a sus formularios”.

El nuevo sistema piloto del Proyecto Simpático consta basicamente de cuatro herramientas. Una de las más ventajosas es la aplicación de una guía por pasos y que se ha elaborado, precisamente, como indica la vicepresidenta de Ategal, por las demandas, observaciones e informes de las personas usuarias en sesiones previas a esta realizada en 2018.

En concreto, las personas mayores que se prestan a realizar las pruebas, todas ellas voluntarias, realizan un formulario ficticio, réplica de los que utiliza la Xunta, que es el organismo que desarrolla el Simpático en Galicia. En este caso son tres las web que visitan y con las que interactuán: sobre dependencia, balnearios, y discapacidad. “Siempre con datos ficticios y con un portal digital en circuito cerrado, para que exista libertad de opinar finalmente”, matiza Sande, que insiste en que “este es un acto altruista y voluntario de las personas mayores que lo realizan”. Consiste basicamente en rellenar un formulario como tendrían que hacerlo en la vida real. “Es un auténtico laboratorio de pruebas para el colectivo de personas mayores que son las que, con su valoracón, decidirán qué se modifica, añade o suprime”, concluye y lo que es más importante, “las personas mayores realizaron estas pruebas con gran satisfacción, disposicion y muy contentas de su aportación”.

No en vano, la valoración sobre qué les parece la jornada, el modelo, problemas, ventajas y otras observaciones, se emiten vía on line a la Universidad de Deusto, HI Iberia y la Xunta donde se analizarán todos los datos, resultados, utilidades, inconvientes, etc. con lo cual, las personas mayores serán las que decidan en este caso.

            Responsabilidad estatal y europea      

El proyecto SIMPÁTICO lo desarrollan en España, entre 2017 y 2020, Deusto, HI Iberia y la Xunta y su finalidad es acercar las administraciones públicas a la ciudadanía a través de servicios online amigables (e-administration).

En Galicia, Ategal, Cogami y Fegaus son las entidades con las que la Xunta de Galicia mantiene un convenio de colaboración para la realización de sus actividades.

Las tres serán las responsables de testar los resultados e impactos de las herramientas desarrolladas en el marco del proyecto a través de la réplica del programa de bienestar en balnearios y la orden de ayudas individuales para la adquisición de servicios de promoción de la autonomía personal y la adquisición de servicios complementarios de asistencia personal, para personas con discapacidad.

En el consorcio participan a su vez las Universidades de Sheffield y Deusto, la Fundación Bruno Kessler y las ingenierías HI Iberia, Sparta Digital y Business Engineering.